ARCHIVO
Parejas Expuestas al VIH más Resistente


La primera investigación reunió a 1082 personas en 10 ciudades de los Estados Unidos entre 1997 y 2001. Así se demostró que un 8,3 por ciento de los casos de transmisión de vih fue resistente a medicamentos bajo los títulos de "Inhibidores de la Transcriptasa Inversa No Análogos" e "Inhibidores de Proteasa". Pero la resistencia a estos medicamentos entre las parejas de personas ya acostumbradas en tomar drogas anti-vih fue mayor, ubicándose en un 15,2 por ciento.

Aquellas personas bajo un exitoso tratamiento anti-retroviral resultan, por lo general, menos infecciosas. Sin embargo, este estudio subraya el hecho de que si están bajo regímenes errados, o si – como lo hace una de cada 8 personas – tienen vih en semen incluso cuando la carga viral en su sangre es indetectable, pueden desarrollar con facilidad una variante del virus resistente a remedios.

En comparación a heterosexuales, los homosexuales están dos veces más propensos en adquirir un virus resistente. Esto es así quizás porque gays y bisexuales tienden a haber vivido con vih por mucho más tiempo, y con esto estar en tratamiento y haber ingerido diferentes tipos de drogas.

Probablemente a partir de esto es que el promedio de resistencia en personas caucásicas/europeas estuvo 3 veces por encima del grupo de los Afroamericanos, que tienden a haber adquirido el vih a través de relaciones heterosexuales.

Este estudio es importante tanto por lo que dice como por lo que no; ya que no precisa el tipo de resistencia a drogas más común en provocar la falla en los primeros intentos de tratamiento; esto es, la resistencia a los "Inhibidores de la Transcriptasa Inversa No análogos de los Nucleósidos" como Efavirenz (Sustiva) y Nevirapina (Viramune).

Pero otro estudio presentado esta semana durante el 13ª Workshop Internacional acerca de la Resistencia de Drogas al VIH en Tenerife, España; demostró que no sólo era común la resistencia del virus a esta clase de Inhibidores, sino que era más agresiva.
La Dra. Susan Little, de la Universidad de San Diego, California, examinó a 35 personas en sus primeras etapas de infección con vih (alrededor de los primeros dos meses).

Así descubrió que uno de cada 10 tuvo resistencia a "Inhibidores de la Transcriptasa Inversa Análogos de los Nucleósidos", uno de cada 14 a los "Inhibidores de Proteasa"; pero uno en 7 lo fue ante los "Inhibidores de la Transcriptasa Inversa No Análogos de los Nucleósidos". Un seis por ciento tuvo resistencia a dos tipos de medicamentos y un 2 por ciento a las 3 clases.

Cuando la profesional midió la carga viral de estas personas observó que aquellas con resistencia a los tipos de medicamentos "Inhibidores de la Transcriptasa Inversa Análogos de los Nucleósidos" e "Inhibidores de Proteasa" tuvieron baja presencia del virus en sangre.

Pero los pacientes con resistencia a los "Inhibidores de la Transcriptasa Inversa No Análogos de los Nucleósidos" registraron una considerable carga viral – casi cuatro veces más en promedio. Esto no parece estar en relación con la capacidad del virus en replicarse (qué tan rápido el vih se reproduce) y de momento se desconoce.

Para finalizar, el tercer estudio también durante 13ª Encuentro, demostró que si un virus resistente a drogas es el responsable de una infección, básicamente se mantendrá así por el resto de la vida seropositiva.

Antes se creía que en personas sin tratamiento, el virus resistente a drogas debería mutar justo a tiempo a un tipo no resistente, en parte por no haber existido antes presión para el control.

Sin embargo, un pequeño estudio hecho entre 34 personas en Canadá reveló que entre 19 con resistencia a drogas vih, las mutaciones continuaron al menos durante dos años y probablemente durante seis.

La única mutación que perdió fuerza en el tiempo fue la más común, denominada M184V y que provoca la resistencia a las drogas 3TC (el inhibidor de transcriptasa reversa – Epivir) Y FTC (emtricitabine, Emtriva).

Resultó interesante que cuando algunas personas transmitían un vih resistente a otras, la resistencia al virus se vulnerabilizó. Pareciera que durante la temprana infección, y porque la cepa no-resistente es mejor para la reproducción, ésta tiende a establecerse como tipo predominante. Pero si no lo hace, la variedad resistente se mantiene como tipo dominante.

El estudio incluyó con un caso identificado de superinfección con vih en una persona desafortunada para haber contraído no una, sino dos infecciones secuenciales con variedades de virus completamente diferentes y resistentes a batería de medicamentos.

Sin embargo, las dos especies de virus redujeron su capacidad de réplica y reproducción.



Autor: Gus Cairns - Editor Positive Nation - adaptado al español por D. Duarte
O.F.E.S. - Organización Familiares Enfrentando al SIDA
SAN LORENZO 4244 - ROSARIO - ARGENTINA
TELEFAX: 054 341 4373633
Diseño y programación: DOMINIOFULL