La introducción de los antirretrovirales ha mejorado la calidad de vida de los niños
Todas las combinaciones resultan beneficiosas


Si bien es cierto que la infección por VIH se asocia con una peor calidad de vida en la población infantil, parece que ésta se ha beneficiado de la llegada de los regímenes antirretrovirales.
Es lo que sugiere un estudio realizado por un equipo de la Facultad de Medicina de Harvard en Boston (EE UU), gracias al que, según declara Grace Lee, principal investigadora del estudio, “se observaron por primera vez los efectos tanto del VIH como de los antirretrovirales en la calidad de vida de los niños, con resultados tranquilizadores”. Y añade: “Hemos observado que varios tratamientos tienen un impacto positivo en la calidad de vida de los niños, pese a la aparición de efectos secundarios, y no existen diferencias significativas entre los distintos regimenes.”
El equipo de Lee comparó la calidad de vida de un grupo de niños que habían sido expuestos al VIH durante el embarazo. Midieron elementos tales como la percepción de la salud por parte de los niños, la resiliencia física (capacidad de recuperación frente a enfermedades y accidentes), así como las funciones físicas, sociales y psicológicas.
En el grupo, había 1.847 niños con VIH y 712 sin VIH. Los autores los repartieron en 3 subgrupos en función de la edad: de 6 meses a 4 años; de 5 a 11 años; y de 12 a 21 años.
Los resultados del análisis mostraron que la infección por VIH se relacionaba con niveles peores de calidad de vida en los dos primeros subgrupos por edades, en comparación con los grupos de control de niños sin VIH.
También indicaron que los adolescentes no infectados mostraban peores funciones psicológicas en comparación con los niños con VIH del mismo grupo de edad (de 12 a 21 años). Según Lee, “esto probablemente se deba al hecho de que muy pocos adolescentes sin VIH volvieron para el seguimiento”. “La interpretación más probable es que los adolescentes no infectados tienden a no presentarse al seguimiento a menos que tengan un problema y quieran buscar ayuda”, agrega Lee.
Por otra parte el equipo comparó los efectos de cinco diferentes situaciones terapéuticas en los niños con VIH: ausencia de tratamiento antirretroviral; terapia basada en análogos de nucleósido (ITIN) solamente; regímenes conteniendo no análogos de nucleósido (ITINN); otros conteniendo inhibidores de la proteasa (IP); y otros con IP e ITINN. De forma general, no hubo diferencias significativas entre los distintos regímenes, aunque los que no recibieron tratamiento, por razones diversas, experimentaron resultados peores, según los autores. En concreto, “estos niños mostraron una percepción peor de la salud”, afirma Lee. Y añade: “Supongo que no se debe únicamente a que no estaban tratados, sino que más bien a que habían sido tratados durante mucho tiempo, con efectos adversos”.


Autor: Marion Zibelli
Fuente: www.medscape.com -- Referencia: Pediatrics2006;177:273-281
Fecha: 17/03/2006
O.F.E.S. - Organización Familiares Enfrentando al SIDA
SAN LORENZO 4244 - ROSARIO - ARGENTINA
TELEFAX: 054 341 4373633
Diseño y programación: DOMINIOFULL