MEDICINA
Un paso adelante para entender mejor la transmisión del VIH en la vagina
Los nuevos hallazgos permitirán diseñar métodos preventivos como los microbicidas, más eficaces


Un grupo de investigadores del Centro Fred Hutchinson de Investigación sobre el Cáncer en EE UU acaba de mostrar que al cabo de pocas horas después de su entrada en la vagina humana, el VIH penetra simultáneamente en las células Langerhans (CL) y los linfocitos T CD4 presentes en el epitelio escamoso externo. Estas células, una vez infectadas, se desplazan solas o conjuntamente del epitelio hacia el estroma mucosal (trama más profunda de las mucosas que sirve para sostener entre sus mallas los elementos celulares) para diseminar la infección.

Según declaran Florian Hladik y Julie McElrath, los investigadores principales de este estudio que acaba de publicarse en el número de febrero 2007 de la revista Immunity: “La mayoría de las personas que se infectan con el VIH en el mundo entero son mujeres que adquieren la infección tras un contacto sexual. Bloquear la transmisión del VIH y la expansión del virus en el tracto genital femenino es clave para prevenir la infección”.

Para llegar a sus conclusiones, los investigadores y sus colegas del centro Fred Hutchinson desarrollaron un modelo único para estudiar los mecanismos exactos por los que el VIH entra en el tracto inferior reproductivo de las mujeres, aislando y extrayendo células intactas y viables presentes en la capa externa de la vagina y que sirven de barrera al virus. Esto les permitió examinar las células inmunitarias que se desplazan generalmente del epitelio de la vagina (los tejidos de la superficie) hacia los tejidos más profundos, muy poco tiempo después de la exposición al VIH por vía sexual.

Según los autores del estudio, el camino que sigue el VIH para infectar las CL y las células T CD4 difiere, y contrariamente a lo mostrado en investigaciones previas, no es necesario para el virus infectar a las primeras para llegar a las segundas, y ambas son capaces de migrar del epitelio de la vagina. Explican que la infección de los linfocitos T parece necesitar, al menos en parte, la expresión de los principales correceptores del VIH, como el CCR5, mientras que los caminos seguidos por el virus para infectar a las CL son más diversos y complejos.

Sus hallazgos sugieren además que las células T CD4 podrían ser los principales responsables del desplazamiento local del VIH dentro de la vagina. Las CL dendríticas, por su lado, podrían abrigar virus infeccioso durante algún tiempo antes de extenderse a otras células.

Este descubrimiento, que permite obtener nuevos datos sobre cómo ocurre la transmisión del VIH en la vagina, podría servir para guiar el desarrollo de nuevas estrategias para prevenir la transmisión del VIH por vía sexual. En efecto es importante conocer mejor las dianas primarias del VIH para diseñar nuevas intervenciones preventivas (microbicidas, por ejemplo) verdaderamente eficaces. Los resultados de esta nueva investigación sugieren que es necesario estudiar mecanismos para bloquear la entrada del virus en ambos tipos de células para impedir su transmisión a través de epitelio de la vagina.

En la actualidad existen microbicidas candidatos basados en la inhibición de correceptores y de la captación de CL, pero se han estudiado de forma separada y sería interesante observar qué ocurre cuando se combinan y si esto podría aumentar la eficacia de un posible microbicida.

Referencia: Para saber más sobre el ecosistema vaginal y la infección por VIH, véase el artículo “¡La vagina es divina!” en LO+POSITIVO 33.

Autor: Marion Zibelli
Fuente: Comunicado de prensa del Centro Fred Hutchinson de Investigación sobre Cáncer, disponible en inglés en www.fhcrc.org /
Fecha: 06/03/2007
O.F.E.S. - Organización Familiares Enfrentando al SIDA
SAN LORENZO 4244 - ROSARIO - ARGENTINA
TELEFAX: 054 341 4373633
Diseño y programación: DOMINIOFULL