MEDICINA
Las personas coinfectadas fallecen más jóvenes


Informes sobre co-infección de la EASL 2007 1- Las personas coinfectadas fallecen más jóvenes 2- Factores de supervivencia en personas con VIH que esperan trasplante hepático

La coinfección de VIH con el VHB o VHC no es el plato principal, desde luego, en esta 42ª Conferencia de la EASL. Son pocas, por no decir muy contadas, las publicaciones que se presentan al respecto. Sin embargo, luego de hacer una exhaustiva búsqueda en la sección de los pósters de este encuentro hemos hallado un estudio que, si bien no es sobre datos recientes, refleja la realidad de la coinfección de hace seis años atrás en un país como Francia con ciertas características epidemiológicas similares a las españolas. Sería no obstante importante llevar a cabo un estudio similar con datos de muertes más recientes.

La investigación desarrollada por el Dr. Asselah y sus colegas se basó en recoger una muestra de 999 de un total de 24.839 personas que fallecieron el año 2001 en el país vecino y en cuyo certificado de defunción fue mencionada como causa de deceso alguna de estas condiciones: VHB, VHC, hepatitis, daño hepático, complicación por cirrosis, infección bacteriana, VIH o trasplante.

A partir de entonces se elaboró un cuestionario en el que se recogía información epidemiológica, clínica y virológica, y que fue enviado a aquellos médicos que habían reportado la defunción. El 79% de estos cuestionarios fue completado correctamente y, posteriormente, analizado independientemente por un panel de hepatólogos, quienes determinaron si el deceso tenía alguna relación con el VHB o el VHC.

Los resultados del estudio comprobaron que la estimación anual de fallecimientos asociados a VHC y VHB fue de 3.618 y 1.507, respectivamente. Mientras que en las personas en los que el fallecimiento es atribuido al VHC y VHB, fue de 2.646 y 1.324, respectivamente.

En el caso de la coinfección con VIH, el número estimado de muertes fue de 534 asociados a VHC y 234 a VHB. Esto supone un 15% de fallecimientos asociados tanto para VHC como para VHB. Entre los pacientes coinfectados con VIH y VHC la vía de transmisión a través del uso de drogas intravenosas representó el 79% de los casos, el 83% estuvo en tratamiento para el VIH, el 67% nunca recibió tratamiento para la hepatitis C, el 17% experimentó una hemorragia intestinal, el 30% encefalopatía, el 34% ascitis y un 2% presentó carcinoma hepatocelular. La media de edad del fallecimiento de estas personas fue mucho más joven en el caso de las personas coinfectadas con VIH en comparación con aquellos casos sin coinfección (41 versus 70 años).

Este estudio confirma una asociación acentuada entre VIH y VHC-VHB relacionada con el fallecimiento en Francia, en los que un 15% de estos decesos con infección de VHC o VHB también estuvieron infectados con VIH.

Los investigadores concluyen que su estudio recalca la importancia de la coinfección del VIH con VHC o VHB como un gran problema de salud pública. Además, y pese a tratarse de datos sobre fallecidos en 2001, ilustra la relevancia de ofrecer tratamiento para la hepatitis C a todas las personas coinfectadas que pudieran beneficiarse de él.

Referencia: Asselah, et alli. Role of hiv coinfection in mortality related to hepatitis c and hepatitis b in france. Journal of Hepatology, Supplement No 1, Volume 46, April 2006, page S200. Abstract 526. 42nd EASL. Barcelona, Spain.

Factores de supervivencia en personas con VIH que esperan trasplante hepático La presencia de encefalopatía o ascitis es más relevante que el grado de fibrosis, según un estudio francés Joan Tallada

Uno de los aspectos controvertidos de la asistencia terapéutica a personas que viven con VIH y necesitan un trasplante de hígado es medir el grado de riesgo de fallecimiento mientras permanecen en lista de espera para recibir un órgano compatible. El hecho de que en dichas listas la tasa de mortalidad entre personas coinfectadas por VIH y una hepatitis viral sea superior que entre el resto de individuos pone sobre el tapete la cuestión de si deberían establecerse criterios de daño hepático y pronóstico de supervivencia más ajustados para cada grupo poblacional (véase La Noticia del Día 11/05/06).

En este sentido, un equipo galo ha buscado determinar el momento adecuado para el trasplante hepático en personas con VIH y para ello ha analizado los factores pronóstico de supervivencia entre personas con VIH que estaban en lista de espera en su unidad de trasplante hepático en Villejuif, Francia. Los resultados se han presentado en forma de póster en la 42 Reunión Anual de la Asociación Europea de Estudio del Hígado (EASL) que se está celebrando en Barcelona, España.

J. C. Duclos-Vallée y sus colegas recogieron datos de 99 personas con VIH que fueron derivadas a su unidad de trasplante hepático entre diciembre de 1999 y septiembre de 2006. La edad media de este grupo era de 43,3 años (+/- 5,7), 75 tenían VIH y VHC, 8 tenían VIH y VHB, otros 8 vivían con VIH, VHC y VHB, 3 experimentaron hepatitis fulminante, otros 3 tuvieron hiperplasia regenerativa nodular, uno presentaba una cirrosis indeterminada y un último paciente una cirrosis biliar secundaria.

Las variables estudiadas fueron la presencia de ascitis o de encefalopatía y la progresión del daño hepático a partir de las mediciones conocidas como puntuación MELD y puntuación Child.

Del total de 99 personas que fueron derivadas a la unidad, 56 (56,5%) accedieron a una trasplante de hígado, otras 16 (16%) fallecieron, tres (3%) personas salieron de lista de espera y 24 (24%) siguen en esa lista. El análisis de las variables no encontró ninguna diferencia significativa en la puntación MELD y la puntuación Child entre quienes accedieron al trasplante y quienes murieron en lista de espera. Sí que se observó una diferencia estadísticamente significativa entre los dos grupos (p=0,04) al evaluar la presencia de ascitis y de encefalopatía en la primera derivación como dos factores de pronóstico independientes.

Por ello, los autores concluyen en el resumen de su trabajo que “la presencia de encefalopatía o de ascitis son los principales factores pronósticos de supervivencia en personas con VIH derivados a la unidad de trasplante hepático”, lo que debería contar a la hora de un mejor manejo previo y posterior a la derivación a la unidad de referencia. Sugieren además que deben establecerse otros patrones de medición de riesgo de progresión de la enfermedad hepática, aparte de las puntuaciones Chile y MELD, para el grupo de pacientes coinfectados en espera de trasplante.

Referencia: J.C. Duclos-Vallee et al. Survival analysis of HIV infected patients referred to a liver transplant unit. Journal of Hepatology, Supplement No 1, Volume 46, April 2006, page S68. Abstract 154. 42nd EASL. Barcelona, España.

Autor: Gonzalo Mazuela y Joan Talllada
Fuente: Grupo de Trabajo sobre Tratamientos del VIH
Fecha: 13/04/2007
O.F.E.S. - Organización Familiares Enfrentando al SIDA
SAN LORENZO 4244 - ROSARIO - ARGENTINA
TELEFAX: 054 341 4373633
Diseño y programación: DOMINIOFULL